viernes, 27 de marzo de 2015

Terapia de Polaridad

La vida es movimiento

El movimiento comprende polaridades.

terapiadepolaridad
Flujo de energía

Estas polaridades tienen dos fases, una expansiva y otra de retracción y un punto neutro, que es la fuente. 
En todas partes y en todo momento hay polaridades. 
En la vida, en el cambio de estaciones, en la alimentación, en la respiración, en el ciclo vida-muerte, etc...

La energía circula a través del movimiento positivo hacia afuera, es decir, hacia el exterior, hasta un punto de remate que crea la forma, sea cual sea ésta, dolor, pensamiento, electricidad, materia, etc... 
Esta energía, regresa de inmediato a la fuente, gracias a la atracción del polo negativo o receptivo. 
La energía funciona en nuestro organismo de polo negativo a polo positivo, atravesando la zona neutra, por lo que cualquier bloqueo en cualquiera de las zonas, afecta el movimiento en las demás zonas correspondientes.

Cuando una persona está en desequilibrio, es decir, tiene un bloqueo, por ejemplo por estrés, sufrimiento... estas corrientes de energía que son vitales para nuestro bienestar, se bloquean.

La polarización tiene por misión, liberar estos bloqueos reequilibrar estas corrientespolarizando la energía a través de las manos del terapeuta.

La terapia de polaridad no va dirigida a calmar o curar unos síntomas, sino a tratar la globalidad del problema.

polaridad
Polaridad

Una sesión general comienza en la cabeza y nuca: el chakra de la garganta/nuca es el que une las energías más sutiles con las más físicas, por lo que la energía de la zona de occipucio y nuca se pasará mediante la polarización a los pies, regulando paulatinamente la energía de todo el cuerpo, relajando a la persona tanto a nivel psíquico como físico.

Problemas a tratar:
Problemas con músculos y articulaciones.
Problemas con la estructura corporal. Como dolor de espalda o dolores posturales.                   
Relajación y alivio de tensión y estrés.
Baja energía o cansancio.
Problemas con la digestión, respiración o tensión sanguínea.
Sistema inmunológico.
Dolor Menstrual.
Apoyo emocional.
Desarrollo personal.


Los beneficios pueden notarse después de la primera sesión, pero suelen hacerse más evidentes a medida que realizamos más sesiones y los bloqueos energéticos se van liberando. Iremos notando como va aumentando la sensación de bienestar con uno mismo y con el entorno.

No es nada raro notar cansancio después de cada sesión, porque aunque las maniobras son muy suaves, sus efectos en el flujo de energía son profundos. Sería importante y recomendable disminuir nuestro ritmo habitual, dejando al menos un día de reposo, para que el cuerpo pueda asimilar ese cambio de corriente energética.

La terapia de polaridad no tiene efectos secundarios, pero en algunas personas puede aparecer fiebre, malestar e incluso vómitos. Suele durar un día y es la forma que tiene el organismo de eliminar los tóxicos que ha acumulado, ya sean físicos o psicológicos, como emociones reprimidas, miedos, palabras no dichas...

Siempre es bueno beber mucho líquido después de la sesión, para ayudar al organismo en esta eliminación  y hacer lo que el cuerpo nos pida, como descansar, dormir si se tiene sueño o dedicarse un tranquilo paseo por un lugar bonito...

relajacion
Después relájate